Una receta – pasta pomodoro acciughe

No me gusta mucho cocinar.

Pero me gusta comer cosas buenas.

Esta es una receta muy sencilla para comer algo bueno en poco tiempo. Tampoco me gusta tardarme mucho en la cocina.

**Pasta con salsa de tomate y anchoas (boquerones). ** – 4 porciones

Aceite de oliva (2 cucharadas soperas)

Anchoas en aceite (3 o 4, al gusto)

Dientes de ajo machacados (2)

Pulpa de tomate en lata o fresca (250 ml.)

Tomate fresco (1, cortado en cubos grandes)

Pasta corta (penne, fusilli o farfalle – 300 grs.)

Sal

– La salsa se prepara mientras el agua de la pasta hierve. La primera cosa es poner el agua para la pasta a hervir.
– Poner al fuego un sartén profundo y grande. Agregar el aceite y las anchoas, desbaratarlas con un tenedor hasta que queden bien desmenuzadas, agregar los dientes de ajo machacados y sofreir un poco.
– Agregar la pulpa de jitomate y los el tomate cortado en cubos, agregar sal al gusto. Sofreír y bajar el fuego.
– Dejar cocinando la salsa a fuego bajo sin que se consuma mucho.
– Mientras tanto salar el agua de la pasta y echar la pasta cuando el agua empiece a hervir. Cocer la pasta según las indicaciones del paquete. La pasta en Italia se come “al dente”, o sea que es durilla. A mi así me gusta o más bien, ya me acostumbré.
– Cuando la pasta esté lista, escurrirla SIN ENJUAGARLA y agregarla a la salsa, subir el fuego y cocinar por un par de minutos moviendo con una cuchara grande para que la pasta se impregne bien de la salsa.
Servir.

Para una comida completa un plato de pasta se puede acompañar con ensalada. La de la foto tiene ensalada de hojas varias, tomate fresco, cebolla y granos de maíz dulce. El condimento es aceite de oliva, vinagre balsámico, sal y pimienta.

 

Nota:
– A la hora de servir, a la pasta se le puede agregar chile seco (de árbol, en México) al gusto. Da muy buen sabor.
– En la foto de la pasta se ven dos tipos: fusilli y penne. Es porque tenía poca de cada una y como tienen el mismo tiempo de cocción, las usé juntas.

Anuncios

Actualidad México.

Leí un par de artículos devastantes sobre la situación de la violencia hacia los niños en México.

Me han causado mucho efecto. Y es que prácticamente los mexicanos tenemos como actitud abitual el maltrato, incluso en las manifestaciones de cariño.

Es una situación que se arrastra desde siempre (?), es atávica, es como parte de la cultura nacional y justo ahora es imparable.

Encontré también un folleto rarísimo. Se trata del fascículo de la “Campaña Nacional para abatir y eliminar la violencia escolar”.

Lo leí completo y es sumamente interesante, lo pueden descargar aquí.

No habla solo de la violencia escolar identificada como “bullying”, sino abarca todo el ámbito familia-escuela-sociedad con todas las formas de violencia.

Incluye información muy importante sobre cómo identificar víctimas (ya sea quien crea violencia como quien la sufre), también en el fascículo se encuentra el marco legal que existe, teóricamente, para denunciar hechos de violencia.

En México, ya sea en la casa, en la calle, en la escuela o por internet, alumn@s, maestr@s y padres de familia son expuestos a un sinnúmero de comportamientos que conllevan violencia física y/o psicológica; tal parece que la violencia forma parte integral de la vida de dichos individuos. Aun más, en la mayoría de los casos, esta violencia no es vista como un factor negativo o aislado, sino como algo cotidiano y usual.

Lo anterior, además de impedir que en México se imparta una educación de calidad, ocasiona que exista y se promueva mayor violencia en nuestro país y, por lo tanto, mayor inseguridad.

Por lo anterior, es de suma importancia concientizar a la sociedad sobre la gravedad del problema de la violencia. Es imperativo hacerle ver a cada alumn@, maestr@ y padre de familia que la violencia no es normal, no debe ser usual y NUNCA ES JUSTIFICABLE. Debe señalarse que un apodo o comentario despectivo y/o degradante entre individuos crea y es violencia, y no se debe esperar a que el daño ocasionado a cierto individuo sea irreversible para hacer algo, para denunciarlo.

Consideramos que si al menos logramos concientizar a la comunidad escolar de lo que la violencia es, lo que implica y las consecuencias que trae consigo, estaremos dando un gran paso en la erradicación de la violencia en nuestra sociedad, ya que hay que recordar que las escuelas están integradas por alumn@s, maestr@s y padres de familia que día a día están educando a quienes forman parte de nuestro presente y nuestro futuro. – Tomado del fascículo de “Campaña Nacional para abatir y eliminar la violencia escolar”.

20 preguntas a Emma – 4 años

Emma.

4 años.

1. ¿Cuál es tu color favorito? – Amarillo

2. ¿Cuál es tu juguete favorito? – Los reyes magos que me trajo Marina.

3. ¿Cuál es tu fruta favorita? – Los litchis.

4. ¿Qué película-caricatura te gusta más? – Los pitufos.

5. ¿Qué te gusta comer a medio día? – Arroz.

6. ¿Qué te gusta ponerte? – Mi abrigo azul.

7. ¿A qué te gusta jugar? – Jugar con los aviones de “Planes”.

8. ¿Qué te gusta comer para merendar? – “Teuccio” con galletas

9. ¿Cuál es tu animal favorito? – Los burros.

10. ¿Cuál es tu canción favorita? – La canción de “lo sceriffo”.

11. ¿Cuál es tu libro favorito? – Pinocho.

12. ¿Quién es tu mejor amigo(a)? – Eleonora y Dani.

13. ¿Cuál es tu cereal favorito? – Corn Flakes (?). -NUNCA COME CORN FLAKES ; )

14. ¿Qué gusta hacer cuando sales de casa? – Cortar flores del jardín.

15. ¿Qué te gusta beber? – Té frío.

16. ¿Cuál es tu festividad preferida? – Mi cumpleaños.

17. ¿Con quién/qué te gusta dormir? – Con mamá y papá

18. ¿Qué te gusta comer en el desayuno? – Galletas, teuccio, cereal y leche.

19. ¿Qué quieres de cenar para tu cumpleaños? – Papas fritas.

20. ¿Qué va a hacer/ser cuando seas grande? – Coser y cocinar como tú (mamá).

20 preguntas a Emma. Septiembre 2013.

Image

Emma.

3 años 8 meses.

1. ¿Cuál es tu color favorito? – Azul

2. ¿Cuál es tu juguete favorito? – La flauta

3. ¿Cuál es tu fruta favorita? – Los duraznos

4. ¿Qué película-caricatura te gusta más? – Peter Pan

5. ¿Qué te gusta comer a medio día? – La pasta con el ragú

6. ¿Qué te gusta ponerte? – La camiseta de Rapunzel

7. ¿A qué te gusta jugar? – Con las herramientas de Manny

8. ¿Qué te gusta comer para merendar? – “Teuccio” con galletas

9. ¿Cuál es tu animal favorito? – El caballo

10. ¿Cuál es tu canción favorita? – La canción de los “Watussi”

11. ¿Cuál es tu libro favorito? – El libro de “La zuppa di sasso”

12. ¿Quién es tu mejor amigo(a)? – Vittoria

13. ¿Cuál es tu cereal favorito? – Nesquik

14. ¿Qué gusta hacer cuando sales de casa? – Correr

15. ¿Qué te gusta beber? – Leche

16. ¿Cuál es tu festividad preferida? – Mi cumpleaños

17. ¿Con quién/qué te gusta dormir? – Con mamá y papá

18. ¿Qué te gusta comer en el desayuno? – Galletas.

19. ¿Qué quieres de cenar para tu cumpleaños? – Papas fritas

20. ¿Qué va a hacer/ser cuando seas grande? – Voy a jugar

Casi 35

El próximo sábado cumplo 35 años.

Parece que los mexicanos vivimos (en promedio, según las estadísticas), de 75 a 80 años.

Todavía no me puedo considerar una mujer de “media edad”. O sea que tengo que esperar hasta los 40 para sentirme “señora de media edad” jejeje…

La cosa es que para mi, cumplir 35 años no es como cumplir 25 o 30, que son edades sumamente iconográficas y simbólicas.

A 35 años ya más bien toca hacer una especie de balance. El mío es bueno, tengo y hago lo que me gusta. En líneas generales estoy sana, aunque me debo una visita donde el dentista y otra donde el gine desde hace un rato.

Creo que cada vez me parezco más a mi mamá. Cosa que no puedo evitar porque cada día la descubro en mi misma en una frase, en la entonación de la voz, en un modo de hacer, de decir, de pensar (!). En esas cosas que trae uno en los genes y que afloran sin que una pueda hacer nada. Yo amo a mi mamá como se aman las cosas absolutas, como se cree en la santísima trinidad y todos esos dogmas (en los que no creo jejeje), pero para que se den una idea que el amor hacia mi madre es del tipo que la amo sobre todas las cosas aunque no me gusten. Así ha de suceder con todas las madres, que te aman porque te aman y ya. ¿O no?.

Una vez una amiga más grande que yo me contó que luego de los 35, en fin, que pasan cosas. Que por muy bien que te mires y te sientas, un día se te cae el trasero irremediablemente y te das cuenta fijo, lo puedes señalar en la agenda detalladamente: cómo, cuándo y dónde. Lo mismo pasa con los cabellos grises, que aparecen en serio. Con los brazos y los muslos, que se hacen de bandera y por mucha gimnasia, magensia y gingseng, la cosa no se arregla. A parte que de repente te pones bruta de verdad, porque es cierto que los estrógenos empiezan a escasear y si un día antes te parecía que qué boba la vieja que se atravesó sin siquiera mirar el semáforo o decir “¡Agua va!”, ya no es la vieja boba, sino que eres tú. Y que de repente no sólo te cruzas así la calle sino que de repente dices cada cosa que… bueno. Sin contar que la gripa ya te dura más que antes y que la fiebre te tira en la cama irremediablemente.

Lo malo es que cada vez esto de durar joven mucho rato es lo de hoy. O sea que por mucho que el cuerpo y la vida vayan dando, tú tienes que quedarte como maniquí de yeso: que aquí no pasa nada, eres más brillante que antes, si estás más guapa que cuando tenías 20, que házte un hijo porque si las italianas se los hacen a los 5o, ¿por qué tú no?…  y cosas así.

Lo que yo quisiera es más respeto por los 35, que no son poca cosa : )

 

 

 

Vacaciones a la italiana.

Las cosas para escribir por aquí me “suceden” en los momentos menos adecuados para ponerme de frente a la pantalla.

Debería de existir un conexión wi-fi, al menos un cable, para publicar instantáneamente cuando no puedo hacerlo.

Hoy nos vamos de vacaciones, son las primeras vacaciones de verano en Italia en todo el tiempo que tengo de vivir aquí. No me gusta vacacionar “a la italiana” y me suena a agobio cuando me cuentan y me cuentan de “esta semana nos vamos al mar estamos ahí hasta el 12, regresamos a  Milán un para días y luego tal y tal se van al lago, yo me quedó acá con tal pero el 14 nos vamos todos y me veo con la hermana en la montaña, luego fulana rentó la casa en no sé dónde, voy recoger a no sé quién y nos vamos todos para allá… bla bla bla”.

12 días de abril

12 días de abril y es como si hubieran sido ya 1000!

Cosiendo mucho, mucho papel de china, mucho papel kraft, muchas visitas al correo. Emma que es una maratoneta sin sueño, ha decidido que ya no duerme de día y bueno, el primer día casi me da un infarto, pero como no me dió, seguimos pa’delante igual. Sucede que un día duerme y otro no, el día que no duerme para la hora de la cena tiene cara y genio de “me muero de sueño” y se va a dormir muy temprano. Otro día que duerme por la tarde dura despierta un rato más. Hoy que no durmió se estaba quedando dormida en la silla del correo.

Juega muchísimo, le encanta inventar historias con sus juguetes y se la pasa hablando toooodo el tiempo. También hace “instalaciones temporales” que son amontonamientos de juguetes en donde cae el happening y que según la autora “no se pueden tocar o quitar”.

Con esto del ojo pelón de Emma el otro día nos pusimos a hacer unas galletas con pedazos de chocolate para merendar (acá no nos cayó tanto chocolate por las Pascuas pero igual tenemos algo), de pedazos de chocolate quedaron pocos porque Emma se los comió y como siempre tiene prisa (de veras que yo no sé de quien sacaría esto de la impaciencia ; ), algunas salieron medias lunas en lugar de redondas completas. Las galletas estaban muy buenas pero como Emma ya estaba hasta las orejas de azúcar y chocolate dijo que no le habían gustado.

En la escuela sorprendió dibujando a K, a las maestras casi les da algo, a ratos sacan fotocopias y enmarcan el original. Acá está uno de sus dibujos de papá.

Emma va a cumplir 27 meses (2 años 3 meses) la próxima semana. Le hemos estado haciendo un lavado de cerebro profundo con la historia de la bacinica y que las niñas grandes que están despiertas todo el día tampoco usan ya pañal… pues de esto nada porque lo de la bacinica y el abandono del pañal no son sus prioridades. Le compré un libro sobre el tema (Gugo impara a usare il vasino) y le gusta mucho. Que quiere un Gugo, que es un conejo de trapo, y le digo que si le hago un Gugo lo va a tener que enseñar a usar la bacinica y está muy eséptica, porque según ella Gugo tiene que aprender primero y entonces le pregunto que quién lo va a enseñar. Así que bueno, a ver qué hace cuando se le aparezca el Gugo ; )

Algunas novedades de la tienda en el collage. Click aquí o correo a mamma190@gmail.com para más info. Un par de bloomers, unos pantalones verdes y una blusa he estado haciendo entre un encargo y otro para ir bajando la altura de la torre de cosas por coser que tengo por ahí y que nomás no baja…